Maniobra de valsalva: ¿se debe realizar?

La maniobra de Valsalva (MV) consiste en forzar la exhalación del aire contra una glotis cerrada. Es una acción natural que se realiza de forma inconsciente durante esfuerzos máximos.

Sin entrar en mucho detalle, el proceso es el siguiente:

  1. Aguantamos la respiración: Incremen2to de presión abdominal-torácica, incremento volumen latido (ventrículo izquierdo), incremento de gasto cardíaco y presión sanguínea.
  2. Tras una serie de fluctuaciones y compensaciones, la presión sanguínea y la resistencia vascular continúan incrementando alcanzando un pico.
  3. Al soltar la presión, se produce un descenso de la presión transmural (porque se expanden la aorta y los grandes vasos sanguíneos), lo que resulta en un descenso del gasto cardíaco y la presión sanguínea.

1

La MV se asocia con un aumento de la presión intra-abdominal, un aumento de presión sanguínea y un aumento de presión intracraneal.

Por estos efectos, los principales problemas con los que se relaciona la MV son Stroke (infarto cerebral) y hemorragias subaracnoideas por rotura de aneurismas.

Discusión

Antes que nada, quiero mencionar que en casi cualquier guía de prescripción de ejercicio físico para la salud y manuales/escritos de entidades como ACSM o NSCA encontraremos que se suele indicar evitar la maniobra de valsalva a toda costa.

Parece ser que la MV aumenta la presión intraabdominal (PIA). Aunque hay cierta controversia, esta PIA puede resultar en una mayor estabilidad de tronco, protección de la columna y nos puede ayudar a mantener la técnica durante la realización de un ejercicio. Esta estabilidad y seguridad viene dada por una activación muscular abdominal, diafragma y suelo pélvico (junto a un aumento de presión).

Los problemas que se han encontrado con la realización de MV y ejercicio físico vienen de casos clínicos. Creo importante destacar esto  ya que los casos clínicos se centran en sucesos peculiares, singulares y muy raros.

3

(Matsuda et al, 2007)

En estos casos clínicos, los sujetos fueron atendidos tras problemas durante la realización de ejercicio físico (musculación, normalmente hemorragias internas por rotura de aneurismas. En estos casos no se documenta que se haya realizado maniobra de Valsalva, simplemente se presupone debido a que es bastante complicado, por no decir imposible, levantar a máxima intensidad sin MV (aunque tampoco se documenta la intensidad del ejercicio, ni ninguna otra variable de entrenamiento).

De un análisis de 513 casos de hemorragia interna por aneurisma, 14 (2.7%) fueron por la realización de ejercicio, frente a un 8% por descanso/dormir o un 12,7% por defecar. (Matsuda et al 2007). Es decir, hablando en plata, es más común que se rompa un aneurisma cagando o lavando nuestros dientes que realizando una sentadilla.

Además, cabe destacar que algunos autores comentan que el aumento de presión sanguínea no es consecuencia de la realización de la MV durante el ejercicio, sino de la propia movilización de cargas y la gran generación de fuerza. (McArdle, Katch, & Katch, 2010).

Resumiendo, encontramos que se “prohíbe” la realización de una maniobra que sucede de forma natural en esfuerzos máximos, que puede favorecer nuestra seguridad durante la realización de movimientos complejos mediante el aumento de presión intra-abdominal y que, en la práctica, se relaciona en un porcentaje ínfimo con sus problemas “teóricos”.

No seré yo el que vaya contra las principales asociaciones relacionadas con el ejercicio físico y la salud, pero sí que creo que sería necesaria una revisión seria de toda la información existente, además de un aumento de la investigación sobre este tema, para llegar a demonizar esta maniobra.

Si tienes problemas de salud cardiovascular, aneurismas o similares, realiar la maniobra de valsalva en cualquier tipo de actividad puede ser peligroso. Sin embargo (y creo que esto es aplicable a la inmensa mayoría de población) pienso que es más seguro realizar una sentadilla intensa con maniobra de Valsalva que sin ella, siendo mínimo el riesgo (aún por determinar) de que nos explote la cabeza.

Referencias:

  • Hackett, D. A., & Chow, C. M. (2013). The Valsalva maneuver: its effect on intra-abdominal pressure and safety issues during resistance exercise. The Journal of Strength & Conditioning Research, 27(8), 2338-2345.
  • Matsuda, M., Watanabe, K., Saito, A., Matsumura, K. I., & Ichikawa, M. (2007). Circumstances, activities, and events precipitating aneurysmal subarachnoid hemorrhage. Journal of Stroke and Cerebrovascular Diseases, 16(1), 25-29.
  • McArdle, W., Katch, F., & Katch, V. (2010). Exercise physiology (1st ed.). Baltimore, MD: Lippincott Williams & Wilkins.
  • Sullivan, J. (2013). The Valsalva and Stroke: Time for Everyone to Take a Deep Breath.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s